¿Por qué es bueno dormir con lluvia?

¿Por qué es bueno dormir con lluvia?

Todos los años nos pasa lo mismo, estamos comenzando a aprovechar el verano y en eso amanece gris y lo primero que pensamos es “no puede ser, ¿tan rápido entró el invierno?”. Y este año, con la pandemia, el verano se pasó aún más rápido, porque con todas los protocolos era imposible aprovecharlo al 100%.

Ahora nos toca volver a encerrarnos y por doble razón, por salud y porque hay un aguacero torrencial. Ha sido un año estresante para todos y aunque se vengan los meses de invierno que nos pueden hacer sentirnos limitados y aislados, queremos enseñarles cómo podemos aprovechar el poder de la lluvia a nuestro favor.

Nos llamó la atención que entre lo más escuchado de Spotify del 2020, haciéndole pique a Bad Bunny, Ariana Grande y a los podcasts de crimen, estaban los playlists de “Lluvia para dormir”.

Varias celebridades, incluyendo Grimes publicaron sus listas de lo más escuchado y entre todo había sonidos de lluvia. Admiten que con la pandemia el sonido natural del agua las ayudaba a conciliar el sueño y relajarse. Por dicha en Costa Rica aunque no siempre podamos depender de una buena señal de internet, podemos confiar en que todas las tardes de invierno va a llover.

No es ningún secreto que los sonidos de la lluvia ofrecen comodidad a las personas que duermen con problemas. Mientras no se trate de una mega tormenta, la lluvia es predecible, calmante, estable y no amenazante, los ruidos de lluvia constante ayudan a adormecer el cerebro para que se duerma, bloquean los ruidos externos y con frecuencia, inducen un estado más meditativo que provoca la relajación.

Aunque es similar al zumbido del ruido blanco, los sonidos de la lluvia en realidad se consideran ruido rosa, que rápidamente se ha puesto más de moda que el ruido blanco. El ruido blanco consiste en un amplio espectro de todas las frecuencias que son audibles para el oído humano, es un constante zumbido que bloque ruidos externos. Por el contrario, el ruido rosa, aunque es similar al ruido blanco, tiene menos frecuencias altas. Esencialmente, es más profundo que el ruido blanco y se cree que aumenta el sueño profundo y mejoraba drásticamente la memoria.

Por último hay una extra que a nosotros particularmente nos agrada, el olor a tierra mojada. El aroma de un día lluvioso nos puede ayudar a dormir y está científicamente comprobado. Cuando la lluvia toca la tierra se mezcla con un químico llamado geosmina y de ahí proviene el olor "almizclado", similar a cuando se trabaja en el jardín. Estos aromas son reconfortantes en su familiaridad terrenal y nos ayudan a relajarnos porque nos acercan a nuestras condiciones humanas más naturales.

Así que cuando los niveles de estrés son altos y nuestras mentes están muy activas y ocupadas que hasta son difíciles de apagar, lo mejor es simplemente volver a la naturaleza con un sonido constante, repetitivo y no amenazante puede ayudar a calmar el cerebro activo.