CONTACTENOS PREGUNTAS UBICACION PRODUCTOS CONOZCANOS UN PRODUCTO AL ALCANCE DE TODOS Y DONDE TODOS PUEDAN ESCOGER - Don Julio Jirón Gellert
HISTORIA
TECNOLOGÍAS
MEMORIAS
DE NIÑOS A JEFES La historia de un legado En San José, año 1907, nace Don Julio, hijo del señor Salvador Jirón y su esposa, doña Frida Gellert. A partir de 1918, debido a la muerte de su padre, don Julio comienza a ayudar a su madre en la pequeña industria talabartera que tenían en las inmediaciones del parque Morazán, haciéndola crecer gracias a su dedicación como joven empresario y habilidad para trabajar el cuero. A fines de los años 20s, el mercado principal eran artículos relacionados a los caballos y carruajes, pero este mercado se vio amenazado por la llegada al país de los primeros automóviles, razón por la cuál Don Julio Jirón y su madre, doña Frida, deciden ampliar el negocio incursionando colchones, viendo que las herramientas y utensilios utilizados para trabajar el cuero podían ser usados también para la fabricación de estos. Durante esta misma década don Julio conoce a la que sería su esposa, doña Lidia Rojas Bustos, señora con la cuál tendría a sus cuatro hijos, incluído su sucesor don Alvaro Jirón Rojas. -Julio Jirón Gellert y Lidia Rojas Bustos Alternando su pasión por los deportes con su pasión por los negocios, el trabajador don Julio logra lo impensable: viajar con La Gimnástica Española, realizar giras con la Selección Femenina de Basketball y mantener vivo su negocio colchonero cuando la industrialización acabó con la demanda de productos de cuero y ya la talabartería no presentaba una entrada de capital. Cortando el zacate de La Sabana el mismo, lo dejaba secar y convertía esas pacas en los primeros Colchones Jirón, vendidos a 18 colones el individual, y 22 colones el matrimonial. También se podían jugar clubes de colchones en la lotería nacional. Don Julio y su hijo Alvaro, deciden entrar en el negocio de los colchones con resortes, para lo compran alambre importado de Bélgica ,y la compañía FANARE les hacen la maquila de los resortes. Al mismo tiempo en que se incursionaban en este nuevo ámbito industrializado, doña Lidia, muy bien involucrada en el negocio familiar, ayudaba a coser y rellenar las almohadas de plumas que don Julio vendía en toda Centroamérica y Panamá. A pesar de haber encontrado quién los ayudara con la producción de resortes, todavía hacía falta una máquina que pudiera unir cada uno de ellos para formar lo que hoy conocemos como “unidad resortal”. Es ahí donde se dan a conocer las capacidades mecánicas a nivel industrial de don Alvaro, ya que crea sólo, y a partir de 0, la máquina que tanto necesitaba su padre, bautizándola La Romelia. en los 60s aunque ya existía un mercado colchonero en el país, la calidad y garantía ofrecidas en los productos Jirón causaron que estos fueran ganando terrero, y por esto mismo, fue necesario conseguir una máquina para hacer ellos mismos el resorte y otra para sustituir a La Romelia. Es ahí donde se escoge la marca Spühl para proveer esta maquinaria, ya que su calidad y durabilidad eran justas para cumplir con los altos estándares de calidad que siempre ha caracterizado a Jirón.

 

 

 

 

Don Julio, Don Alvaro y los demás empleados de la compañía comienzan a crear colchones con unidades resortales más tecnológicas y rápidas de producir, pero no dejaron de producir el colchón de algodón, ya que la mayor preocupación de don Julio era poder ofrecer un producto al alcance de todos y donde todos pudieran escoger.

 

Preocupado por las amas de casa, don Julio cambia el algodón laminado por espuma, material igual de resistente pero mucho más ligero, y ese es el momento en que nace la espuma fría en Costa Rica. En los años 60s suceden varios eventos importantes para Jirón,a nivel familiar nacen los 3 hijos mayores de don Alvaro: Trilce, Jorge y Alvaro hijo y a nivel empresarial sucede que se hace la compra de la primera resortera y ensambladora de unidades resortales de la marca Spühl. A fines de esta misma década se trae al país una segunda resortera  para poder cumplir con la demanda de producto y se efectua la compra de la cerradora de colchones más moderna de esa época.

 

La siguiente década se realiza la compra del equipo para la fabricación de espuma y cortadoras de la misma, al mismo tiempo en que Don Julio le abre paso a su hijo Alvaro para tomar control de la compañía. Los 80s son un momento emocional para la familia, primeramente se marca el ingreso de la cuarta generación con Doña Trilce uniéndose a la compañía, se compra equipo suplementario para todos los departamentos y nacen los 2 hijos menores de don Alvaro: Andreína y Andrés, pero lastimosamente en 1985 muere don Julio Jirón a sus 78 años, marcando el fin de una era y el principio de otra.

 

En 1990 las compañías costarricenses sufren una amenaza extranjera debido al tratado de libre comercio con México, esto implicaba específicamente para Jirón o modernizarse o dejarse absorber por la fuerte industria colchonera mexicana. Ingresa a la compañía Alvaro Jirón hijo y junto a su padre visita la INTERZUM del 93 en Colonia, Alemania, una exposición bianual de los mejores productos en el área y se toma la decisión de invertir aproximadamente 5 millones de dólares para comprar diversos equipos automatizados y computarizados. Con este equipo se aumentó la producción dramáticamente (600-700 por turno), pero por ser una empresa familiar en todos los sentidos, se debía pensar en ampliar el mercado para poder llevar una producción rentable sin tener que prescindir de personal, es por esto que nacen los Centros Especializados en Dormir o Dormicentros, se amplia la red de distribuidores de 50 a 700 en un lapso de 2 años y se refuerzan las áreas de servicio, como ofrecer medidas especiales, la reparación de colchones (único en Centro América) y venderle a hoteles.

 

A principios del 2000 se comienza a hablar del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, y se toma la decisión de realizar otra inversión parecida a aquella del 93 para continuar con el proceso de automatización del equipo viejo para no sustituirlo y la compra de equipo mucho más moderno, así la producción aumentó a 900-1000 por turno con únicamente 40 personas en la línea de producción,  y la red de distribuidores aumenta a más de 1500 a nivel nacional.

 

De ahí en adelante la empresa no ha hecho más que ir hacia adelante, crece la participación de la cuarta generación en la empresa con el ingreso de los hijos menores de don Alvaro Jirón Rojas, Andreína y Andrés,  al gremio colchonero, en el 2007 nuestro "patrón" es galardonado empresario del año por parte de la Cámara de Comercio de Costa Rica y a la empresa se le otorga el premio de Comercio del Año.

 

Hoy, 2015, Colchones Jirón es la empresa verdaderamente nacional de colchones más antigua, sigue siendo absolutamente familiar, tanto en su dirección como en su personal, teniendo núcleos familiares laborando en ella y compañeros con más de 20 años colaborando con su crecimiento. Además, se une ya la 5ta generación al gremio, Trilce Jirón Garro, hija de Alvaro Jirón hijo.

 

 

Central Telefónica: (506) 2217-1000 Horario de Atención: 8 am a 6 pm
Productos Ubicación Contáctenos Conózcanos Preguntas
Colchone s Jirón "Calidad más allá de sus sueños"